Esclerosis Múltiple y Trail Running

Esclerosis Múltiple y Trail Running

En este segundo capítulo voy a dar unas pinceladas de cómo ha estado entrenando Raquel durante todos estos meses. No os voy a dar la lata con el tema de la periodización propiamente dicha, ya que eso para este caso creo que puede ser menos atractivo. Vamos a ir a lo práctico… A esos pequeños logros que se han ido consiguiendo.

Lo primero de todo fue tomar la decisión de cuantos días a la semana se entrenaría a la semana, por norma general serían 4 los días a la semana, y en algún caso puntual apostaríamos por 5. Cuatro días era la rutina que venía teniendo ella en la preparación de la media de Getafe.

Hay un problema añadido, y es que cada cierto tiempo los jueves hay que pasar por el hospital para ponerse la medicación de su tratamiento, eso es un día perdido, e incluso puede ser más según los efectos secundarios.

A todo el mundo que entreno, una vez que tienen el plan que les establezco les dejo la libertad de mover algunos días en función de su disponibilidad, así que las premisas eran claras, si algún entreno no se puede hacer, no se hace, lo más importante era tener espaciados los entrenamientos de calidad, con entrenamientos más suaves. Ahora bien, Raquel es una chica muy trabajadora y digamos que “cuadriculada” y al final quería sacar todos los entrenos de la semana, su premisa es que si se pone un objetivo lo tiene que hacer si o si, con lo que ha vivido la experiencia esa de sacar “tiempo donde no lo hay”, entrenando antes y después del trabajo, en horas que tal vez no estaba tan acostumbrada antes.

Preparar una carrera de ultra y encima de Trail es difícil, requiere mucho sacrificio y muchas horas, sobre todo los fines de semana si la quieres hacer digamos que en condiciones óptimas.

En las salidas a la montaña el objetivo era familiarizarse con el medio, ir cogiendo experiencia de las subidas y las bajadas, el terreno, las inclemencias del tiempo, todo eso se sufre en los distintos fines de semana, y eso que la carrera es en junio y casi siempre con calor. Hablando de calor, si no lo sabéis, una persona con EM sufre más con el calor que con el frío.

En este caso, Raquel, con el cansancio, la fatiga y la enfermedad ve repercutida su técnica mucho más que otras personas, eso la lleva a elevar menos una pierna, párate un segundo a pensar… si cuesta elevar una pierna con la enfermedad y el cansancio, en una zona de montaña con piedras y terreno abrupto, ¿qué puede pasar? Que hay que estar concentrados al 120% para evitar caídas.

En la montaña también planteé unos objetivos, estos iban a ser entrenamientos para reconocer el recorrido de junio, ver la carrera en tramos más cortos, para que viera las zonas que pueden ser más favorables, y aquellas donde habrá que tener más cuidado.

Uno de los mayores problemas que me he encontrado es que Raquel no ha disfrutado al completo de correr por la montaña, sobre todo al comienzo de las salidas. Estaba pendiente del reloj, de los tiempos… eso en el mundo del Trail tiene que ser secundario, hay que disfrutar mucho más de lo que se rodea uno. Pero como de todo se aprende, parece que ya eso lo ha aprendido en el último mes.

A día de hoy, hemos podido ver todo el recorrido, la subida a Morcuera, la bajada a Rascafría, Reventón, Peñalara, etc.… La primera parte que es muy rápida y muy favorable para ella es donde se tiene que controlar mucho, tiene que minimizar su desgaste físico al máximo, para poder llegar más entera al final de la prueba.

El entrenamiento que hemos llevado hasta la fecha ha sido metiendo periodos de 3 semanas de carga progresiva seguido de 1 semana de recuperación. En las terceras semanas se ha encontrando muy cansada, pero en las de recuperación ha sido todo lo contrario, se ha llenado de energía y ha vuelto con más fuerza.

En estos meses había que incluir la carrera de mayo de la EM y una salida a Tenerife para subir al Teide. La carrera de la EM la corrió y estuvo muy bien, hizo una marca bastante rápida acercándose a su marca personal sin ser un objetivo principal, salió a correr y al encontrarse muy bien fue muy rápido, pena que el terreno no fuera lo más favorable. Y en el Teide, pues una experiencia única ya que lo hizo con un grupo de ALEM, gente luchando por derribar muros.

Los entrenamientos han tenido aumento de volumen con baja intensidad combinados con días más intensos y con el trabajo específico de Fuerza. Como venía de la media de Getafe no os penséis que se metió un volumen muy elevado, la base ya la tenía, así que lo que más han sido jugar con los cambios de ritmo.

La fuerza es fundamental para cualquier persona que corra, pero en este caso yo quería que se trabajara bien desde el comienzo, ya que mi hermana con la fatiga pierde mucha fuerza, así que había que trabajar ese aspecto. Eso lo tuve claro, si una persona tiene debilidad, y no afianzamos la fuerza que tiene en Peñalara puede ser su condena.

Comenzamos con trabajo en forma de circuito general, seguimos con el paso de las semanas aumentando repeticiones y añadiendo ejercicios nuevos, los cuales terminaron centrándose en el tren inferior. Se continuó con ejercicios en banco, combinando con algunos saltos y terminando con el trabajo específico de cuestas.

La progresión ha sido la correcta, desde los primeros ejercicios seguidos de las correspondientes agujetas, a ir aumentando repeticiones y series, y progresos en los saltos. Al comienzo era imposible saltar sobre un banco con un simple salto, pues eso se consiguió con el tiempo.

En estos meses hemos pasado por todo, buenas sensaciones, buenos entrenamientos, y ganas de comernos el mundo, pero también hemos sufrido algunos reveses, como algún dolor en la rodilla, alguna caída en la montaña y otro problema en la cadera que está dando más quebraderos de cabeza.

Esto no es una ciencia, y el resultado aún no lo sabremos, quedan aún alguna semana donde habrá que pulir los pequeños detalles para llegar a la carrera en las mejores condiciones.

Pero ya os adelanto que pase lo que pase el objetivo se ha conseguido, lo más difícil no es llegar a meta, lo más difícil es ponerse en una línea de salida tras muchos meses de entrenamientos.

El próximo capítulo sabremos cómo fue la prueba, ya queda menos, tic, tac, tic, tac, tic, tac

Share