Madrid Segovia

Madrid Segovia

Ya han pasado unos días desde mi segunda Madrid Segovia y aún hay algún momento en el que doy vueltas a la cabeza y pienso en lo que hice… Bueno pienso en lo mal que hice.

img_2989

Hasta Cercedilla la carrera me fue bastante bien, cogí mi ritmo y lo fui manteniendo, pasando todos los controles y reservando sin darlo todo para llegar bien a la última parte de la carrera.

Llegando a Cercedilla me empezaron a dolor los tendones que hacen la flexión dorsal del pie (los que levantan el pie), ese dolor lo conozco de cuando corrí el GTP hace unos años. Simplemente los tendones se empiezan a irritar, y comienza la famosa tendinitis.

Tras comer en Cercedilla me dije, voy a subir a la Fuenfría, con calma y veo como va estando el pie, si la cosa va a más o no. La subida la comencé bien, empecé a usar los bastones y me encontraba cómodo, pero con el paso de los kilómetros de la subida me fui dando cuenta que cuando intentaba trotar el pie me molestaba más. La cosa no pintaba bien… fue en ese momento en el que empecé a valorar el retirarme de la carrera en el puerto de la Fuenfría, era el kilómetro 80 de carrera, pero me decía a mi mismo que yo no iba a quedarme parado hasta que me pudieran llevar algún lado, así que valoré el ir hasta el puerto de Navacerrada para que mi mujer me viniera a buscar. Quedé con ella en que si me retiraba que la llamara.

Llegué a Fuenfría, me paré a comer, a beber, y por arte de magia desaparecen todos los dolores. Hice lo peor que podía hacer, continué en la carrera.

Comenzaba el descenso, me dije, intenta correr todo lo que puedas en la bajada, ya que es un terreno favorable, pero lo cierto es que no fueron muchos kilómetros, intentaba dar descanso al pie, y combinaba CaCo, pero el arrancar de nuevo me costaba. Me sentía cómodo solo andando, así que la cabeza empezó a flaquear, me empecé a lamentar de la decisión que había tomado…

Ya tengo experiencia en este tipo de pruebas y sabía que no iba a ir muy lejos. Dentro de lo que cabe tome la mejor decisión, la de seguir andando hasta Segovia y no cometer el error de seguir forzando.

Fueron unos 17-18K andando, como dije, ¡un puto calvario!, pero fueron cayendo los kilómetros, Segovia empezó a verse más cerca y con esfuerzo conseguí llegar. Mi segunda Madrid Segovia, 13h y 46′.

img_2988

La lección está más que aprendida, y espero que la gente que lea esto tome nota. Si es tu primera carrera de este tipo sé por experiencia que vas a intentar terminar si o si, pero cuando ya sabes lo que es hacer una prueba de este tipo lo mejor es si la cosa pinta mal, tomar la decisión de retirarse, ya habrá más oportunidades, así que mucho ojo con estas cosas.

 

Share