MARATÓN DE NUEVA YORK

MARATÓN DE NUEVA YORK

Toca contar mi experiencia en el Maratón de Nueva York 2016, sirva esta crónica para sacar de dudas a todos aquellos corredores que en el 2017, 18… decidan correrlo.

Todo aquel que quiera correrlo, siendo de España, estoy casi seguro que tendrá que hacerlo a través de una agencia de viajes que te asegure el dorsal, en mi caso fui con la empresa Sportravel.

El primer consejo que os puedo dar es que el Maratón de Nueva York hay que tomárselo como una carrera para disfrutarla, creo que no es el maratón para buscar marca. Al ir con una agencia, tener días libres, hacer turismo, el jet-lag, la alimentación… son motivos más que suficientes para cambiar el chip a la hora de correr por la gran manzana. En mi caso lo tuve claro desde mucho antes de pisar Nueva York, solo quería correr y pasarlo bien, y os aseguro que así fue. 10

Casi todas las agencias vuelan el jueves de la carrera, con lo que muchas os propondrán hacer un rodaje por Central Park la mañana del viernes, cuando digo mañana es mañana, 7:30, no es obligatorio, pero somos corredores y sabemos que unos días antes de la gran cita hay que soltar las piernas. Más que recomendable hacer ese rodaje, y más por Central Park, veréis la zona de meta, os podéis hacer una idea del ambiente que vais a tener, y para ser las horas que son, hay un montón de corredores de muchas nacionalidades entrenando.

DCIM100GOPRO

La feria del corredor está abarrotada, en mi caso no perdí mucho tiempo, cogí el dorsal, la camiseta conmemorativa, una pequeña vuelta por la feria y listo.
img_3301

Una de las principales dudas que os podrán surgir el día de la carrera es el tema del desayuno. Por cuestiones logísticas y de seguridad todos los corredores tienen que estar en la zona de salida antes de las 7:30 de la mañana, es un gran madrugón, por lo que eso de cenar como en casa, olvídate, con algo de suerte tu hotel te dará alguna pieza de fruta, barrita y agua, si no te lo da, te tendrás que buscar tú la vida, así que los días antes fíjate donde poder comprar algo que sepas que te va a ir bien. Yo me compre algunas cositas que me las comí en la misma habitación del hotel, y luego alguna más ya en la zona de salida.

En la zona de salida si te dan cosas, te pueden dar café, plátanos, y bagels (un bollo típico americano), yo no tomé nada allí, pero estaros tranquilos, que de no conseguir nada, en la zona de salida podréis comer algo, también os darán botellas de agua.

La organización al coger el dorsal te entregará una bolsa transparente, esa bolsa la necesitas para la salida, ya que en ella por temas de seguridad tienes que meter todas tus cosas, móvil, comida, agua, ya que lo revisarán cuando llegues, y el dorsal llévalo preparado, ya que para entrar a todos los sitios lo vas a tener que enseñar.

Cajón de salida

Cajón de salida

El tema de ropa, te recomiendan llevarte ropa vieja para tirarla allí, dado que no se puede entrar con mochilas, y tampoco os puede acompañar nadie que no vaya a correr, con lo que las cosas no se las puedes entregar a nadie. En esta edición hacía algo de aire, pero en zonas protegidas se estaba muy bien, además salió el sol. No me puedo imaginar el día que llueva, ya que eso si que puede ser duro. Ropa, llevaros muchas capas, había gente con pijamas para tirarlo. Lo recomendable es llevar ropa tanto arriba como abajo, hay cantidad de contenedores donde luego se tira la ropa que se entrega a distintas asociaciones.

Todo lo que escuches sobre la carrera ya te digo yo que es cierto. La zona de salida está increíblemente bien montada, hay varias oleadas de salida, en cada oleada hay tres colores los cuales salen por un sitio distinto del puente de salida y por si fuera poco hay cajones de salida en cada oleada. Yo no pasé ningún agobio, los corredores están bien repartidos, lo único es que hay que entrar a los cajones con antelación dado que hay un tiempo límite en el cual se cierra y ya no se puede entrar.

En la zona de salida por megafonía van a avisando, en “todos los idiomas”, así que te vas a enterar más que de sobra.

El tema de baños está bien montado, hay muchos en la zona de salida, con lo que la espera será muy corta, los hay tanto dentro como fuera de los cajones de salida. Además durante la carrera también te los vas a encontrar, así que dudo que veas a alguien haciendo sus necesidades en un árbol o detrás de un arbusto.

Vive el momento del himno Americano, es el momento en el que la piel se te pone de gallina y sabes que la hora de comenzar está cerca, luego canta un poco del New York de Frank Sinatra y a correr.

La salida por el puente de Verrazano es espectacular, comienzas subiendo, pero tienes unas vistas increíbles del Skyline de Nueva York. Cuando empiezas a bajar te das cuenta de la inmensidad de este Maratón, hay cantidad de corredores por todos los lados, pero lo mejor de todo es que puedes correr desde el primer momento.

Tras salir del puente viene lo mejor, ¡menudo ambiente!, las calles están plagadas de gente muy ruidosa animando, lo de las bandas de música, pues es cierto, hay cantidad de ellas por todo el recorrido. Mucho ambiente que os va a poner los pelos de punta en más de una ocasión.

Lo más curioso es al pasar por el barrio judío, se pasa un ambiente ruidoso a un gran silencio, ya que los judíos ortodoxos están por la calle pero la carrera no va con ellos, nos dijeron que ellos los domingos no hacen deporte. Es una zona corta, después de nuevo el ambiente.

Mola correr con tanta gente de diferentes nacionalidades, seguro que con más de una podéis intercambiar opiniones.

Mención especial a la gente discapacitada que corre, os quedaréis alucinados de la gente que hace el maratón, van con guías que los protegen y para que el resto de corredores los puedan ver, me cruce con una persona en silla de ruedas, que solo podía mover un pie, e iba de espaldas con la silla para poder empujarse solo con su pie, los guías no le estaban ayudando, no sé cómo llegaría, pero te quedas impresionado.

Los avituallamientos… más que suficientes y sin problemas, primero tenéis los de Gatorade y luego los de agua, hay cantidad de voluntarios, con lo que nunca os vais a quedar sin poder beber. Hay hasta voluntarios con un rastrillo que van quitando los vasos que se quedan por el suelo. Eso sí, hay que beber en vaso de plástico, el truco es que aplastéis el vaso y bebáis por un lado, así evitaréis que todo el agua os de en la cara, o la otra solución es llevaros una pajita y usarla cada vez que bebáis.

Escucharéis que hay gente que ofrece pañuelos para secaros el sudor, pues es cierto, yo los vi, también hay gente que se lleva fruta y ofrece.

Al entrar a la primera avenida al estar todas las empresas de toda Europa que organizan el viaje hay una gran animación, en este caso os pasareis mirando hacia la izquierda bastante rato, ya que es el lugar donde se ponen los familiares de todo los de fuera, así que a vivirlo.

u328011_009_20161107081014-kt9f-u411713287639vvb-980x554mundodeportivo-web

Hay varios puntos duros en el recorrido, estos son los puentes, que son 3, ya que el desnivel para subirlos pica hacia arriba, el de entrada al Bronx por estar ya por el km30 se nota bastante, y lo que para mi fue lo más duro, fue el 1k que hay de subida antes de entrar a Central Park, es un momento clave, pero pensar que tras eso se entra en el parque y que ya no queda nada. La meta pica hacia arriba, pero es la meta, y no vas a pensar en eso. img_3346

Disfrutar, vivir, que las carreras como esta solo se viven una vez, en mi caso ha merecido la pena, y al cruzar la meta… cuando te pongan la medalla, llévala puesta, no te la quites ni por la tarde ni el día siguiente, “todo el mundo la lleva” con orgullo, pero lo bueno es que te van a ir preguntando, por tu tiempo, y te van a felicitar ciento de veces. img_3363

img_3371