Media Maratón de Praga

Como siempre este tipo de carreras se van fraguando en las sobremesas de alguna comida con amigos… se deja caer eso de, ¿vamos al extranjero a correr alguna media?

Primero fue Berlín, después Viena y en esta ocasión ha tocado Praga.

Es la excusa perfecta de salir de viaje unido a la pasión por correr que tanto nos gusta… bueno, y el comer también.

En esta ocasión la carrera iba a ser especial, por varios motivos. El primero es que a diferencia de la que corrí en Berlín y en Viena es que todos iríamos juntos acompañando a Lucía, todos a su ritmo para acompañarla en su primer asalto en asfalto a la distancia de 21K.

Y lo segundo, es que mi hija de tan solo 9 meses, también nos acompañaría a su estilo y en su carro de correr, que para eso se lo regalaron.

El tiempo que tuvimos fue muy bueno, incluso diría que caluroso en las zonas de sol.

La prueba tiene bastante ambiente en comparación con Berlín y Viena, no sé si era por el buen tiempo que hacía o si siempre es así.

Muchas zonas transcurren por carreteras que tienen raíles para los tranvías, así que mucho ojo por esas zonas, yo vi dos personas caer durante la prueba al suelo por esto.

Nosotros en cambio nos dedicamos cada uno a lo nuestro, Lucía a estar concentrada y a sufrir con el paso de los kilómetros, consiguió el objetivo de terminar, pero de haber estado más relajada hubiera estado más cómoda.

Fer, liado con su “dichosa” cintilla, y con esa parte del cuerpo que es muy molesta que se roza contra la camiseta…

David fue el “pacer” de Lucía, con todos los geles, el agua, el isotónico, etc… y fue el que más kms se hizo, ya que salirse del recorrido unas 4 veces para ir al baño tiene los suyo.

Luego estaban Estela y su móvil, que dieron soporte gráfico de todos y cada uno de nosotros.

Y en mi caso pues diría que en la primera parte de la carrera sufrí un ataque alérgico con estornudos e hinchazón de ojos, que menos mal que se me pasó, y pude ir con la pequeña desde el km 10 hasta meta.

Nos hicimos la media en 2h, dentro del tiempo previsto, con una salida en un cajón bastante tranquilo, sin agobios y con la posibilidad de correr cómodamente desde los primeros metros.

No dejéis de viajar, no dejéis de correr y no dejéis de comer, disfrutar de las carreras en el extranjero, hacer turismo, y si es en compañía de los amigos y la familia mucho mejor.