Si no puedes correr, ¡camina!

Efectos de caminar a diario sobre el tejido adiposo intermuscular