Objetivos

A cuanta gente has oído decir eso de ¡a primeros de año me apunto al gimnasio!, o eso otro que se escucha por el mes de mayo, voy hacer deporte, ¡operación bikini! para lucir tipito en la playa.

Y eso que dicen, ¡voy a empezar a correr!, si ese es tu caso, felicidades, muy buena elección y bienvenido al club.

Pero ahora surgen las primeras dudas, ¿correr por correr? o ¿correr por objetivos?

Mejor correr con algún objetivo, ir quemando etapas para conseguir lo que nos proponemos, eso sí los objetivos tienen que ser realistas a nuestras capacidades.

Para una persona que no ha corrido nunca, un primer objetivo puede ser llegar a correr solo 5’ sin tener que pararse.

Para otra persona que ya ha pasado por la fase anterior un objetivo puede ser llegar a correr primero 30’ y luego 1h.

Después hacer una primera carrera de 5km, luego una de 10. Luego intentar bajar los tiempos de tus primeras carreras y quién sabe, una media maratón, un maratón, un trail, o un ultramaraton.

Todos, sea cual sea nuestro nivel debemos tener objetivos, estos tienen que ser realistas, de esta manera tendremos el aliciente y la motivación para calzarnos las zapatillas un par de días por semana, otros de 3 a 4 días, y los más locos de 5 a 7. Sin estos alicientes, llegará ese día en que la más mínima molestia, o una simple nube, o un mal día, nos eche para atrás, y nos quedemos apalancados en el sofá.

Otro aspecto importante que tenemos que tener muy en cuenta es que nuestros objetivos se tienen que reciclar.