Principio de continuidad

Principio de continuidad

Hasta la fecha dentro de los principios de entrenamientos hemos hablado del principio de individualidad, ahora vamos hablar un poco del principio de continuidad.

Cualquier persona sometida a un ejercicios físico, ya sea de baja o de alta intensidad sufre una serie de adaptaciones en su organismo, estas adaptaciones se mantendrán más o menos en el tiempo según la continuidad de este estimulo.

El principio de continuidad lo dice ya mismo la palabra, ser continuos.

Podemos preparar distintas carreras entrenando 3 veces en semana, 4, 5, incluso 6 y 7 días. Obviamente esto está más encaminado a los corredores populares, así que ya el entrenar 6 ó 7 días en semana es gente de más nivel.

Si los estímulos en este caso los entrenamientos, son muy espaciados en el tiempo no se consigue nada. Ya que el cuerpo no se adapta. De que nos va a valer salir a correr un día a la semana si ya no lo vuelves hacer en 7 días. Ahora bien, si en una semana entrenas 3 días, corriendo un día y descansando al día siguiente por poner un ejemplo, tu cuerpo se adapta, tiene esa continuidad para mejorar.

Así que ya sabéis, objetivo que os propongáis meteros en la cabeza que hay que tener continuidad, obviamente en nuestros entrenamientos podemos sufrir altibajos causados por pequeñas lesiones, catarros, etc… Pero en este caso las paradas o dicho periodo que se ve interrumpido no llega a ser muy largo para perder toda la forma.

En el tema del deporte, hay que meterse en la cabeza, que “cuesta mucho tiempo el mejorar las condiciones físicas y muy poco tiempo en perderlas“.