Rock & Roll Madrid Maraton

La aventura comenzó hace muchos meses, me volvió a entrar el gusanillo de probar a correr de nuevo el Maratón de Madrid, pero sin hacer una preparación específica para ello. Solamente 2 semanas antes hice una tirada larga en la cual probé toda mi táctica personal para la prueba.

Tres semanas antes de la prueba hice la Genaro Trail, y después de eso no he tenido buenas sensaciones. Yo pensé que estaría fuerte, pero todo lo contrario. Muy lento, así es como me encontraba, y para colmo, en dos entrenamientos en los que intenté ir más rápido mi soleo me dio problemas. Sin ir más lejos, el miércoles de la semana de la carrera, haciendo unas series tuve que pararme al notar algo.

KM 16

Pero a medida que fue pasando la semana uno se fue llenando de más energía, de más motivación… Tras valorar todo con mi entrenador decidimos que el ritmo al que tenía que ir era a 4,20 de media el km. Y eso hice, por lo menos hasta el km 32, a partir del cual sin darme cuenta fui perdiendo ritmo lentamente. En esta ocasión os puedo decir que el muro no lo vi, obviamente llegué cansado a meta, pero cuando de verdad te estrellas sabes que el ritmo cambia radicalmente, y ese no fue mi caso.

Una cosa os voy a decir, el hacer un maratón de asfalto tras llevar mucho tiempo haciendo pruebas de trail de larga distancia hace que esta carrera se me hiciera muy corta.

Tuve dudas en los primeros kms para saber como respondería el soleo, pero una vez caliente y sabiendo que el ritmo no era mega rápido me quedé más tranquilo.

Ahora bien, mi lucha mental desde el Km 5 al 22 fue decidir si me paraba o no para ir a mear, que sensación. No me quedó más remedio, por la zona del teleférico me paré, que tiempo más precioso perdí.

Fueron cayendo los kilómetros, y unas veces animado por la gente del recorrido y otras por mis amigos y familia pasaron los kilómetros hasta plantarme en la línea de meta con un tiempo de 3h 09 31, mi mejor marca personal, bajando más de 7′ el tiempo anterior.

KM 42