Síndrome de la Cintilla Iliotibial

Síndrome de la Cintilla Iliotibial (2)

La primera parte del síndrome de la cintilla iliotibial lo dedicamos a ver la anatomía de las estructuras blandas las cuales se veían afectadas. Hoy vamos a intentar ver como son los mecanismos de producción de esta lesión y los síntomas que nos podemos encontrar.

El motivo de esta patología viene siendo el rozamiento que se produce a nivel distal del tracto iliotibial con el cóndilo externo del fémur cuando la rodilla presenta una flexión de 20 a 30º.

rodilla-del-corredor

Otro factor determinante en este tipo de lesión y que lleva a ese rozamiento es la debilidad que se puede presentar en los músculos abductores de la cadera, en este caso el tensor de la fascia lata y el glúteo medio.

Así que se podría decir que el motivo de lesión es por factores a nivel proximal “cadera” y a nivel distal “rodilla” donde se produce el rozamiento.

El síntoma que suele aparecer es el dolor difuso de la zona exterior de la rodilla, como hemos dicho, a la altura del cóndilo externo. El dolor en ocasiones puede ser punzante, pero no se localiza a punta de dedo, es más con toda la mano en la zona de la rodilla.

IliotibialBand_Small

Si la lesión está en una primera fase el dolor aparece cuando ya estamos corriendo, apareciendo sobre todo con cuestas y bajadas pronunciadas (en mi caso sobretodo en las bajadas), como os digo aparece en forma de “molestia”. De momento siempre esa molestia no ha sido muy fuerte. Al ser leve el dolor suele desaparecer en reposo, pero si la lesión está más avanzada el dolor aparece con la marcha y cuando se suben y se bajan escaleras.

Una prueba diagnóstica sería ponerse en apoyo monopodal sobre la pierna afectada y hacer una flexión de 20 a 30º de la rodilla, debería de aparecer dolor si hay lesión.

El síndrome de la cintilla iliotibial afecta sobretodo a deportistas, en particular a corredores y a ciclistas. En este caso nos centramos en los corredores, ya que se da en modalidades de larga distancia y más aún si son carreras de montaña, ya que en esta disciplina uno se enfrenta a desniveles importantes. Está claro que al ser deportes de larga duración el TFL y el glúteo medio se ven sometidos a más tensión de lo normal, eso unido a su más que posible debilidad y a los terrenos cambiantes provocan que la cintilla iliotibial se cargue y presente más tensión de lo normal.

Ya sabemos que se lesiona y como se lesiona, ahora solo falta como tratar la patología, siguiendo unos pasos adecuados.