Spartan Race

Un sin sentido… la frase que más repetí durante la Spartan Race que “corrí” hace una semana.

Dicen que hay que probar todo por lo menos una vez en la vida, así que tenía que ver de que va esto de las carreras de obstáculos. Si por mi hubiera sido jamás hubiera ido a una, pero gracias a mi amigo Pablo (pablovb88) y sus contactos nos salió gratis la prueba a todos los que formamos equipo.

En estas carreras hay que correr, hay que estar fuerte y potente para pasar los obstáculos con soltura y como dios manda.

Estas pruebas no me motivan, no me llaman la atención y no me gustan, es una disciplina que no va con mis gustos, a mi simplemente me gusta correr ya sea en asfalto o en la montaña.

Estuvimos unas 3h20’ para recorrer 14k con 400m de desnivel positivo, donde tuvimos que superar 25 obstáculos, yo en el primero ya perdí la cuenta. En líneas generales sé que me salté tres obstáculos olímpicamente, y otros 3 que no los pasé. De penalización había que hacer 30 burpees, pero no nos engañemos, no hay que ser muy listo para saber que, si no tengo fuerza para pasar un obstáculo, no creo que tenga fuerza para hacer 30 burpees.

Lo mejor de todo, sin duda la compañía.

Aún 8 días después sigo dándole vueltas al coco, vale que te metan en el río, que el agua llegue a las rodillas, vale que luego llegue hasta la cintura, ¡hasta el cuello! Uffff, y que te hagan nadar en el río durante 4m… ¡un sin sentido!

¡Ojo! No comulgo con estas carreras por gustos personales, pero hay que quitarse el sombrero con la gente que les molan, son auténticos atletas, rápidos, potentes y fuertes.

También destacable la organización, creo que está muy bien montada la prueba, quitando lo de nadar en el río.

Fue bonito mientras duró Spartan Race…