Tendinitis del extensor del dedo gordo y dedos del pie

Muchos ya me conocéis y sabéis de mi, pero hay otros que me conocen desde hace poco, para todos ellos os comento que soy Diplomado en Fisioterapia, digo diplomado ya que no ejerzo la profesión, me decanté por el mundo el fitness como primera opción antes que el de la salud.

Aprovechando que actualmente estoy lesionado os voy hablar un poquito de la lesión que padezco. Tengo una tendinitis del extensor del dedo gordo y dedos del pie derecho.

Las tendinitis sabemos todos que es una inflamación de un tendón debido a un sobreesfuerzo, las cuales son muy molestas. Pueden ir apareciendo poco a poco o de una manera más aguda.

Siempre que nos pase algún tipo de lesión de manera aguda debemos meternos en la cabeza estas siglas en inglés R.I.C.E, que significan:

  • R: reposo.
  • I: hielo.
  • C: compresión (vendaje)
  • E: elevación.

Todo ello para evitar la inflamación que se produce siempre al principio de cualquier lesión, esto se puede aplicar no solo a las tendinitis.

Tras la valoración de un médico, recuerdo que los fisioterapeutas no son médicos, y como tal no deberían diagnosticar, hay que pasar al periodo de rehabilitación.

Este periodo vendrá determinado por el tipo de lesión y también de cómo puede afectar a las actividades de la vida diaria. Hay que evitar ante todo la actividad que produjo la lesión, en mi caso ha sido el ciclismo indoor y el correr. Es muy importante conocer o buscar en un atlas de anatomía los músculos que tenemos lesionados para conocer la acción de estos y así poder evitar aquellos movimientos que nos puedan afectar.

  • Extensor del dedo gordo del pie: como su nombre indica es extensor del dedo gordo del pie y flexor dorsal del tobillo.
  • Extensores de los dedos del pie: como su propio nombre indica es extensor del 2º al 5º dedo, es flexor dorsal del tobillo, y es también rotador externo del mismo.

Solo con ver la acción de estos músculos y al ser verano el uso de las chanclas hay que evitarlo, ya que para no perder este tipo de calzado estos músculos están más en tensión que de lo normal. En caso de llevar calzado con cordones, evitar apretar mucho estos para que los tendones estén más libremente. Evitar el pasar mucho tiempo conduciendo, en mi caso es el pie derecho, el pie del acelerador y freno, así que siempre va en tensión que no favorece para nada. Llevar las acciones de los músculos anatómicamente a las acciones de la vida diaria.

Somos corredores populares, algunos de nosotros decidirán dejar pasar el tiempo simplemente para que la lesión remita por sí sola, volverán a retomar los entrenamientos y volverá el dolor, y vuelta a empezar. Otros nos decantaremos por ir al fisio para hacer rehabilitación, para mí esto es lo más recomendable, un sitio donde te puedan dar ultrasonidos, electroterapia, terapia manual, etc.

El caso es que con el paso de los días nos sentiremos mejor, así que ahora toca lo más importante, hacer una adaptación al esfuerzo físico de manera progresiva.  Esto es otra fase muy importante, no sentimos dolor y pensamos que podemos ir al 100% desde el primer día, ¡error! Seguimos centrados en mi lesión, el correr tiene un mayor impacto para el cuerpo, así que yo empezaré hacer bicicleta estática o de ciclismo indoor por mi trabajo, mi primera progresión será hacer simplemente 30’ en la bici sin ponerme de pie y con trabajo muy bajo de resistencia. Hay que ir valorando como se encuentra la lesión al día siguiente, si va respondiendo positivamente pues a seguir progresando, se irá aumentando el tiempo sobre la bicicleta, iremos trabajando zonas de pie, se irá aumentando la carga y así sucesivamente. Finalmente iremos pasando al running, pues al igual que con la bici buscar una progresión lógica, correr poco tiempo a ritmos suaves y por zonas favorables en cuanto a terreno se refiere, para ir poco a poco ir subiendo distancias y ritmos si todo sigue bien. Durante estas sesiones recomiendo tras entrenar poner hielo sobre la zona.

Esto sería básicamente lo que debo o debemos hacer, las tendinitis son muy liosas en muchas ocasiones, lo mismo después de todo esto empiezas pasado 3 semanas con los entrenos y al cabo de más tiempo vuelve el problema, y vuelta a empezar, ahí ya solo me queda deciros que escuchéis a vuestro cuerpo, y a la menor molestia ir parando para no agravar la lesión.

Como siempre se me olvidaba algo muy importante, introducir también ejercicios de propiocepción para ir fortaleciendo también el tendón.