TP60K

Si alguien me llega a decir hace unos años que iba hacer una carrera de montaña de 60k probablemente no me lo habría creído. El fin de semana del 28,29 y 30 de Junio se celebro el Gran Trail de Peñalara y yo competí en la distancia corta.

El viernes por la tarde fui a recoger el dorsal, esa misma noche a las 23h salían los valientes que disputaban la prueba de 80 y 110km, ¡ah! y se me olvidaba, 4 valientes que iban hacer una prueba sobre 150km para ponerla en marcha el próximo año. Es curioso, todo el año preparándome para los 60k y al ver a la gente con sus frontales preparados para correr por la noche a uno le entró el gusanillo por el estómago.

Como toda buena carrera de montaña hubo charla técnica, cuando eres novel no está de más ir, ya que siempre hay algo de “última hora”.

Llegó el sábado y todo estaba listo, pero como siempre no todo puede ir a la perfección. Tras desayunar y tenerlo todo preparado siempre hay algo que te hace retrasarte un poco. A las 6:45 salían los autobuses de la organización que nos llevaban a la salida desde Navacerrada a Rascafría, pues bien no había llegado a los túneles del Pardo cuando el chivato del aceite del coche se me encendió, empezaba a cundir el pánico. Conseguí llegar a una gasolinera de la A-6, y tiré de mis conocimientos de mecánica, abrí el maletero y saque una latita de aceite que llevaba, con eso me daría para llegar y volver. Llegue muy justo a Navacerrada, tanto que me tuve que dar la vaselina y la crema solar deprisa y corriendo.

En el autobús se notaba a la gente nerviosa, noveles y veteranos, cada uno a lo suyo, unos hablaban de cómo iban a pasar el día en plan excursión, y otros en plan competición.

Llegando a Rascafría el primer aplauso de la mañana fue para los corredores que nos cruzamos que habían salido a las 23h del día anterior, estaban llegando a Rascafría, nosotros aún no habíamos empezado y ellos ya estaban con 50k en las piernas.6-Salida Rascafría

Se dio la salida puntual, por delante 60k, todo un reto que no sabía cómo se iba a dar. Nada más empezar primera subida hasta el Reventón, lo conocía de la semana pasada, no me parece una subida difícil, así que controlando desde el principio, en las zonas favorables trotaba y en otras andaba.  Mientras subíamos íbamos adelantando a los competidores de los 80 y 110k, la verdad que eso es otro mundo, ¿lo estaría mirando con envidia?

Llegué al primer avituallamiento, me habían hablado muy bien de ellos, hay de todo, y la verdad que en todos hay que pararse.

Segunda parada cima de Peñalara, también esta parte me la conocía, mismo objetivo que al principio, poco a poco, trotar en las zonas favorables y andar en las más difíciles.

Cuando me quise dar cuenta estaba ascendiendo el Risco de los Pájaros, la cima de los Claveles y Peñalara estaba ahí mismo, esta zona es muy difícil, es un canchal de rocas enormes en el cual hay que tener mucho cuidado, las rocas son firmes y tienen buenos apoyos pero creo que hay que pasar siempre con mucho cuidado, una caída aquí o un mal golpe y helicóptero seguro.8-Risco de los pájaros

Control en Peñalara, unas 25 personas en la cima animando, eso se agradece mucho, esas personas han tenido que ascender hasta ahí dándose un madrugón para animar a la gente.

Descenso a la Granja, aquí sí que jugué un poco con la experiencia, no quería cometer el mismo error que en el maratón alpino madrileño, en el cual lo pase mal los últimos km por dolores en las piernas y punta de los dedos durante el descenso de Navacerrada, eso quería decir que en este descenso de unos 10k tenía que ser muy prudente, y eso hice. Esta parte no la conocía y como siempre, preciosa, los paisajes y senderos por los que íbamos merecen mucho la pena.

Cuando me quise dar cuenta estaba ya en la Granja, en la mitad de la carrera, 30k, 4h y el avituallamiento, aquí terminaba la competición de 80k así que había mucho público.

Este avituallamiento era el de reponer fuerzas de verdad, de primero quitarse las zapatillas para sacar esas piedrecitas que van entrando, de segundo ensalada de pasta, de tercero 4 lonchas de jamón serrano, de bebida 3 vasos de aquarius fresquito, y de postre, un plátano y una naranja. Todo esto sin prisa, para asimilar bien la comida. Hay gente que se lo toma con mucha más calma, se quitan las zapatillas, se sientan y van charlando con la gente con la que van. Incluso con familiares que están en ese punto viendo la carrera.DSC_0525

Como había comido, la salida de la Granja fui andando, quería asimilar bien la comida, esta parte es muy importante, me habían hablado que en este punto es cuando hace mucho calor y cuando la gente lo puede llegar a pasar muy mal, yo fui poco a poco, hasta que mi cuerpo dijo de nuevo ¡a trotar! Y eso hice. La parte de la Granja hasta el siguiente avituallamiento va pegada al río Eresma. En esta zona hay que tener un buen coco, el caso es que hacía muy buen tiempo y por esta zona había mucha gente disfrutando de un día de campo con sus neveritas, tortillas y bañándose en el río, mientras tú vas con más de 30k en las piernas sabiendo que te quedan 30k más. Es una zona que a pesar de ser muy boscosa hace calor por las horas del día en las que estábamos, cerca de las 14h. Así que si vas pegado a un río de la sierra de Guadarrama, y hace calor, tienes varias posibilidades, o te bañas o te refrescas. Hay gente que se baña, hace su parada, se quita las zapatillas y para dentro, yo opte por refrescarme, cada 10’ me paraba en la orilla, me quitaba la gorra, las gafas y me lavaba la cara, me mojaba toda la cabeza y la nuca y como nuevo.

Otros 10k más y ya me encontraba en el avituallamiento de la Casa de la Pesca, paso obligado antes de la Fuenfría. Antes de llegar a la fuente, una pendiente de unos 2k aproximadamente de mucho porcentaje, también me habían hablado de ella, aquí ya no hay río, aquí pega el sol, y aquí se sufre. Ya sé porque la llaman Fuenfría, joder que fresquita que estaba, después de estar bebiendo todo calentito del tiempo llegar a la fuente y refrescarte y beber esa agua pues como que te da un subidón.

Cara de una persona con más de 50km en las piernas

Comenzaba el camino Schmid, el camino que me llevaría a Navacerrada, en este punto pasé la barrera de los 43k, mi mayor distancia recorrida hasta la fecha. Es curioso, empezaba a darme cuenta que estaba yendo mucho mejor de lo que esperaba, me había puesto un tiempo mínimo de 9h para terminar la carrera, y de ahí para arriba, podían ser 10, 11h según se diera, pero por el km 45 me encontraba muy bien. El camino Schmid muy chulo, en constante subir y bajar pero siempre picando hacia arriba, mirando al reloj ya casi me había chupado otros 10k, estaba cerca del km 50 y obviamente ya estaba llegando a Navacerrada, aquí el último avituallamiento. Comer y beber. Los últimos 10k sabía que eran favorables, descenso desde Navacerrada por La Barranca.

Comenzaba la bajada, y claro, mi experiencia me sirvió esta vez, mis piernas no estaban tan cansadas así que pudieron hacer una buena bajada.

Finisher 1

El camino picaba hacia abajo, pero el caso es que los últimos 5k de la carrera los hice todos por debajo de 6’ el km, siendo el penúltimo en 5’09, la meta ya estaba cerca, entrando al pueblo gente animándome desde las terracitas mientras estaban terminando de comer, y la gente del pueblo más de lo mismo, se agradece que la gente de Navacerrada se vuelque con esta competición. Últimos 100m, recta de meta, ¡no me lo puedo creer, 8h 44’!

Finisher del TP60K, y el caso que con muy buenas sensaciones.

Ya puedo decir que he realizado una prueba de ultrafondo, siendo esta una carrera de autosufiencia. De todo se aprende, y me quedo de todo, lo bueno y lo malo.

Hay que estar bien preparado en estas pruebas, y si no llegas muy bien del todo, hay que tomarse la competición como una excursión, casi siempre hay tiempo de sobra para tomártelo con calma.