Trail del Serrucho

Ya puedo decir que son tres ediciones las que he corrido en el Serrucho, siendo esta última la mejor de todas.

La carrera formaba parte de mi preparación para Transvulcania, y el plan de entrenamiento era correr a tope, así que nada, tocó sufrir durante 23K.

Para el domingo se esperaba nieve, muchos se pensaban que estaría nevado por la mañana, pero no más lejos de la realidad. Eso sí, no nos salvamos de correr con una temperatura de 2-3 grados, y nos llegó a nevar, cerca de 30′, que a mi, me dejó las piernas fresquitas.

La verdad que con el frío que hacía, lo que más apetecía era estar en el pabellón o en el coche con la calefacción, yo aposté por la segunda opción.

Con algo de pereza llegó la hora de prepararse. Tras coger el dorsal y quitarme alguna prenda de ropa calenté un poco, apurando un poco hasta la hora de salida.

Ya siendo casi la hora todos a la plaza de toros, era la hora de ponerse serio.

IMG_2805_500x375Cohete al aire y salida. Desde el comienzo salida rápida, como os dije es lo que tocaba. Primeros metros y el ritmo era de 4′ y poquito, demasiado para lo que esperaba.

La cosa era coger el ritmo en el que me encontrara cómodo como para mantenerlo toda la carrera. Poco tiempo y ya estaba por el km 4. Tras esta zona llegaba la zona rompe piernas, subidas largas con pendiente en un constante subir y bajar.

Tras subir la primera subida dura se hizo un grupo justo delante de mi, pero al ir a tope y tenerlos a poca distancia me fue imposible cogerlos, sabía que me sacarían de punto y entonces sufriría más.

Llegada al primer avituallamiento, era muy temprano, así que nada, pasé de largo.

La verdad es que casi toda la carrera estuve corriendo solo, tenía siempre alguien delante a no mucha distancia, pero imposible ir a su ritmo. Hasta el segundo avituallamientos más zonas rompe piernas, más subidas y más bajadas, de vez en cuando alguna mirada al pulsómetro, y siempre en 169-170ppm, en el borde.

Segundo avituallamiento, con jamón incluido, lo sé por las fotos que he visto, ya que en el km 10 tampoco me paré.

La verdad es que yo la carrera me la tomé como una media, correr a tope y tener cuidado en las cuestas para no reventar.

Ya por esta zona hizo presencia la nieve, copos y más copos. Fueron cerca de 30′. En la salida iba con guantes y con una braga en el cuello, pues bien, estos mes los quité por el 7, pero ya por el 14 pasé algo de frío, no me los volví a poner, pero con los copos de nieve si que noté algo de cambio de temperatura.

Además al no parar en los avituallamientos, no beber ni comer nada, como que faltaba algo.

Pero ya en el tercero avituallamientos si que tomé algo de beber.

Ya la última parte de la carrera era deshacer lo que se hizo al principio, una larga bajada y así enfilar los últimos kilómetros.

Tras pasar el último cruce por donde se pasa tres veces en la carrera los últimos 2K se me hicieron muy, muy largos. Se ve el Pabellón y sabes que ya estás muy cerca de la meta, pero ya con las fuerzas en reserva como que cuesta mucho más.

Por si fuera poco la última parte antes de volver a pisar el asfalto estaba muy pastosa, lo que me hizo coger todo el barro que había, que cuando pisas el asfalto de nuevo te da una alegría que no veas, ahí soltando barro por todos los lados.

Tras eso una ligera bajada y la recta de meta….

Tiempo 1h41’18, puesto 31. Contento, pero con un gran calentón en todo el cuerpo.