Zonas fisiológicas de entrenamiento según competición

Aunque todas las pruebas o competiciones impliquen el correr, no será lo mismo un 800 que una media maratón, o un 5000 que una carrera de ultra distancia.

Cada competición nos va a suponer una demanda fisiológica diferente, para la cual deberemos entrenar. Habrá competiciones que nos demandarán más trabajo aeróbico que otras que nos supongan más demanda anaeróbica.

Las dos vías tanto aeróbica como anaeróbica no trabajan de forma aislada, siempre hay predominio de una sobre la otra pero las dos siempre estarán presentes.

Os dejo aquí las zonas fisiológicas de entrenamiento según competición que deberemos de trabajar para obtener mejores resultados:

  • Para la prueba de 800m deberemos entrenar la potencia láctica y la capacidad láctica. La potencia láctica se puede situar en torno al 120% de la velocidad aeróbica máxima, y la capacidad láctica entorno a 105-110% de la VAM.
  • Para la prueba del 1500 se entrenará la capacidad láctica y la velocidad aeróbica máxima.
  • Para una prueba de 3 a 5 kilómetros se entrenará la velocidad aeróbica máxima, y en una zona entre el umbral anaeróbico y la VAM.
  • Para una prueba de 10 kilómetros se entrenará en una zona entre el umbral anaeróbico y la velocidad aeróbica máxima, en la zona de umbral anaeróbico y en la zona entre el umbral aeróbico y el umbral anaeróbico.
  • Para una media las zonas a trabajar serán la zona que va entre el umbral anaeróbico y la velocidad aeróbica máxima, y la zona entre el umbral aeróbico y el umbral anaeróbico.
  • Cuando se trata de un Maratón, las zonas son entre el umbral aeróbico y el umbral anaeróbico y en la zona de umbral aeróbico.
  • En cambio cuando ya se trata de carreras de ultra distancia nos moveremos en zonas de umbral aeróbico y por debajo de éste umbral.

Nos queda claro que no solo hay que trabajar en una sola zona, habrá que abordar varias zonas fisiológicas de entrenamiento según competición para conseguir un rendimiento óptimo a la hora de competir.

Deberemos de ser capaces de hacer una mezcla perfecta para conseguir lo mejor de nosotros y sacar a relucir ese potencial que nos interesa explotar según la competición elegida.